Misericordia gratuita para todos








   12 de Octubre, 2003
Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados. El castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados.
Isaías 53:5

10/12/03 Isaías prevé una época en que Dios restauraría a su pueblo exiliado por amor de su nombre y en que sería reedificada Jerusalén. !Cuan hermosos son los pies….! Este versículo se refiere en primer lugar a los que proclamaban liberación a los cautivos en Babilonia. También prefigura el anuncio de salvación por medio del futuro Mesías. El punto central del mensaje proclamado es "Tu Dios reina", es decir, el reino de Dios ha venido a la tierra. El éxodo de Babilonia, como el éxodo de Egipto, representaba la liberación del mundo y de todo lo que es impuro. A los redimidos se les intruyó es-pecíficamente que se purificaran de toda inmundicia. De igual manera, cuando las personas aceptamos a Cristo como Señor y Salvador, debemos separarnos del mundo y purificarnos de toda maldad. Son esenciales para la salvación el hambre y la sed espirituales del perdón y de una buena relación con Dios, basada en la muerte expiatoria del Siervo-Mesías. Hay que arrepentirse de los pecados y acercarse a Dios con fe. Además el hambre y la sed de la justicia de Dios y del poder de su reino siguen siendo condiciones esenciales para recibir la plenitud de su Espíritu. A los israelitas, que han abandonado a Dios y su justicia, Dios los invita a volverse a El y ser restaurados a la comu-nión y a la bendición. Se debe buscar a Dios mientras todavía haya la promesa de su respuesta. El tiempo de salvación de Dios es limitado; viene un día en que El se negará a ser hallado. Gracias Señor, porque tuviste misericordia de nosotros!.

Imprime aqui Imprime Aqui para regressar